domingo, 13 de enero de 2008

El Conjuro


Me gustaría haceros conocer una historia, que a mi desde luego me a hecho abrir los ojos, y afirmar mi visión sobre la pareja.

"Una vez un valeroso guerrero y la hija de la matrona de la tribu, se enamoraron el uno del otro. Ella le acompañaba a el en las jornadas de caza, y el colaboraba con ella en las labores del hogar. Todo perfecto, salvo que ellos pensaban que faltaba algo.

Un dia decidieron casarse, pensando que era realmente lo que faltaba en sus vidas, para ello tenían que pedir permiso al Shaman de la tribu, implorándole conocimientos.
El Shaman era un poderoso brujo, el cual conocía unguentos, pociones, hierbas terapéuticas y poderosos conjuros para invocar a los Espíritus, en busca de sabiduría.

En presencia del Shaman, le contaron su situación. El shaman les contestó que eran jovenes, fuertes, sanos y los dioses no se opondrían a ellos.
La pareja aprobechó para preguntar si existía algún conjuro para ser felices para siempre.

El Shaman les respondió:

-"Bueno hay un conjuro que podemos hacer, pero no sé si están dispuestos porque es bastante trabajoso."

- "Si claro." le dijeron.

El Shaman le pidió entonces al guerrero:
- "Tu, escalarás la montaña más alta, buscarás allí el halcón más vigoroso, el que vuele más alto, el que parezca mas fuerte, y tenga el pico mas afilado, y me lo traigas vivo."

Justo, giró la cabeza y dijo a la mujer:
- "En cambio a tí, no te va a resultar tan fácil, vas a tener que internarte en el monte, buscar el águila que te parezca la mejor cazadora, la que vuele más alto, la más enérgica y la que tenga la mejor mirada. Esto lo haras sin ayuda de nadie, y la traeras aquí viva."

Cada uno salió a cumplir su tarea. Cuatro días después volvieron con el ave que se les había encomendado, y le preguntaron al Shaman:

-"¿Ahora qué hacemos?, ¿las cocinamos?, ¿las comemos?, ¿tomamos su sangre?, ¿qué hacemos con ellas?"

El Shaman les pregunto:
- "Antes de nada. ¿Volaban alto ambas?"

- "Si" Respondieron.

- "¿Eran fuertes sus alas, eran ambas aves sanas e independientes?"

- "Si" Contestaron ambos a la vez.

- "Muy bien, dijo el Shaman, ahora átenlas entre sí por las patas y suéltenlas para que vuelen"...

La pareja hizo lo que el Shaman había pedido, ataron ambas aves por las patas y las soltaron. Entonces el águila y el halcón comenzaron a tropezarse, intentaron volar, pero lo único que lograban, era revolcarse en el suelo, y se hacían daño mutuamente, hasta que empezaron a picotearse entre sí.

El Shaman de la tribu les comentó:

-"Este es el conjuro":

"Si ustedes quieren ser felices para siempre:
VUELEN INDEPENDIENTES Y JAMÁS SE ATEN EL UNO AL OTRO"...

3 comentarios:

Ixtab dijo...

Conocia la historia y desde mi experiencia es una gran verdad. Hay veces que quieres tanto a alguien que te olvidas de ti mismo. Anulas tu parte de tu personalidad ... y es hay donde empiezan los problemas; por que amar no es necesitar ... amar es compartir y dar lo mejor de nosotros mismo y para ello no podemos olvidar quienes somos.

Un beso

Resil dijo...

me imaginaba que lo conocerias :) ...

fijo que te conoces todos los que hay jejejeje... Algun dia encontrare un cuento que tu no lo conozcas y te lo redactare para ti!! ... o mejor... Escribire alguno para ti xD ...

No te puedo dejar comentarios en el Fotolog lo lamento, nisiquiera me deja ni crear otro nuevo. Espero compensarte con el link a tu fotolog en mi paginita modesta ^^

...

Enga que las energias positivas te acompañen :)... De parte de tu triston coleguilla.

ixtab dijo...

uooo eso si que seria una sorpresa :)

No te preocupes por lo del fotolog, lo dije pa tocar las narices xDDDD

Un abrazo y pa arriba :)

Gracias por lo de tu link ;)